Tener Personalidad

Desmontando máscaras

Personalidad
Imagen de Stefan Keller

El término personalidad, procede de la palabra latina “persona” que en origen hacía referencia a las máscaras que utilizaban los actores en las obras de teatro. Cada máscara iba asociada a un tipo de papel para cada personaje, y así, el público iba anticipando la clase de individuo que aparecía en escena.

¿Quién no ha usado el término de manera coloquial para manifestar que alguien tiene una personalidad muy atractiva, madura o una personalidad insoportable?

El uso cotidiano del término nos sirve para adaptar nuestro comportamiento en relación a la idea que tenemos de cómo es alguien, pero un error común (desde el punto de vista de la psicología), es asociarle connotaciones de valor. No hay personalidades mejores o peores, las hay con determinados rasgos o elementos, relativamente estables, que explican su estilo de respuesta.

Además, relativo al hecho cotidiano de expresar que alguien “tiene mucha personalidad”, cabe explicar que cuando se utiliza dicha expresión, se suele atribuir a individuos que tienden a realizar conductas o buscar aficiones que se salen de lo normativo, o que exteriorizan más sus respuestas.

Las preguntas clave son: ¿alguien que se sale de lo normativo tiene “más personalidad”? ¿Una persona tímida tiene “poca personalidad”? ¿Acaso alguien con “poca personalidad” no podría buscar actividades que llamaran la atención de los demás, para aparentar “tener más personalidad”?

A continuación, vamos a desarrollar un poco más el concepto para que podáis responderos.

Elementos de la personalidad

La personalidad abarca la conducta manifiesta, así como la experiencia privada, que además incluye otros elementos como los pensamientos, motivaciones y emociones que explican la falta de estabilidad de la conducta.

En general, todos preferimos relacionarnos con personas cuyo comportamiento es más o menos estable a lo largo del tiempo, porque así podemos predecir sus respuestas y adaptarnos. Además, todos queremos tener cierto sentido de coherencia, por lo que parece que el nivel de estabilidad es una característica bastante deseable.

La flexibilidad o capacidad de adaptación al cambio facilita la adaptación ante las demandas del entorno y situaciones culturales, lo que posibilita un adecuado funcionamiento psicológico.

Por ejemplo, alguien puede vestir siempre en chándal por considerar que es parte de su personalidad y además considerar que “tiene mucha personalidad”. Imaginar que esta persona va vestido siempre de esta manera: a las entrevistas de trabajo, a la discoteca, a las bodas etc. Alguien podría pensar que quizá es un famoso “influencer con estilosos chándal”, pero no es así. En este caso estaríamos hablando de un individuo con un aspecto de su personalidad poco flexible.

Se pueden dar muchos ejemplos; alguien que habitualmente responde a gritos, que se bloquea muy frecuentemente etc.

Recordemos que incluso la “no respuesta” es una respuesta. Alguien que es muy tímido, tiene un rasgo de timidez muy marcado y no por ello tiene “menos personalidad”. En este caso, podría tener “mucha personalidad introvertida”.

Conclusiones

Entonces, sugerimos que la personalidad hace referencia a la forma de pensar, percibir, sentir y reaccionar de un individuo, está formada por elementos estables (rasgos; extraversión, honestidad, neuroticismo etc.) y por elementos situacionales (pensamientos, motivaciones y afectos) más influenciados por elementos sociales y culturales.

Por consiguiente, alguien que es muy influenciable por el entorno, podríamos decir que tiene una personalidad poco coherente y alguien cuya manera de comportarse es muy poco variable, que tiene una personalidad poco flexible.

Como conclusión, las personas, pueden tener rasgos más o menos marcados, conductas más o menos flexibles o patrones de respuesta más o menos estables, de modo que, no merece la pena hablar de tener “mucha o poca personalidad”, sino que parece mas oportuno hablar de rasgos, elementos o características.

¿Y tú, bajo que máscara te escondes?

Si te ha gustado, comparte, responde a los comentarios y ¡síguenos en redes sociales!

Gaizka Uceda. Zentzu Psikologia: http://www.zentzupsikologia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *